Twitter
Google+
YouTube

Aplicaciones/ Sector eléctrico

 

Aplicaciones de la termografía en el mantenimiento eléctrico

Ningún sistema eléctrico tiene una eficiencia de un cien por cien. Siempre hay una pequeña cantidad de energía que se transforma en calor debido al paso de la corriente eléctrica. El tiempo, cargas elevadas o fluctuantes, vibraciones, fatiga de materiales, condiciones ambientales, etc... provocan que tanto los componentes como las superficies de contacto se vayan deteriorando, y por tanto aumentando la resistencia eléctrica.

Este aumento de resistencia lleva consigo inevitablemente un aumento de la temperatura del componente que en ocasiones puede producir problemas eléctricos como cortocircuitos o fallos en la alimentación a otros sistemas, pero a demás puede derivar en otros riesgos como incendios o daños personales.

Poder detectar este incremento de temperatura sin modificar las condiciones de trabajo, será fundamental para poder adelantarnos a la avería y de esta manera evitar un posible desastre futuro. Es aquí donde las cámaras termográficas se convierten en un instrumento eficaz en el mantenimiento predictivo y preventivo ya que de una manera rápida y visual el termógrafo podrá determinar el estado de la instalación eléctrica así como el de los componentes que la forman.

Algunas de las aplicaciones de la termografía en el campo eléctrico son:

- Estado de conexiones, bornes y aisladores.
- Estudio e histórico de transformadores.
- Estado de bobinados de motores / generadores, Armonicos, Inducciones,
- Desequilibrio de fases ....


Sobrecalentamiento por mal contacto en dos fusibles

 

¿Le gustaría saber más?

Reciba asesoramiento de nuestros especialistas:

Llámenos:
(+34) 91 481 00 79

Mándenos un email

Productos relacionados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyrights © 2015 Insatec Electrónica S.L.